Cáritas Parroquiales

Las Cáritas Parroquiales son lugares cercanos que se encuentran en los barrios y pueblos de nuestra Diócesis. Sus voluntarios forman una extensa red que ofrece escucha y acompañamiento fraternal a las personas más vulnerables. Proporcionan acogida y atención directa a estas personas, respondiendo a sus necesidades básicas y urgentes, con el objetivo de mejorar sus condiciones de vida y de impulsar su autonomía.

Se proporcionan, entre otras, ayudas de alimentación, vivienda, ropa, calzado y medicamentos. Algunas Cáritas Parroquiales disponen también de ludotecas, programas de alfabetización, apoyo escolar y visitas a mayores y personas enfermas, como espacios complementarios de acogida comunitaria.

Un equipo de técnicos de Cáritas Diocesana acompaña a las Cáritas Parroquiales en esta misión.

Durante los meses de confinamiento siguieron al lado de las personas más solas y vulnerables realizando acompañamientos telefónicos y facilitando alimentos a través de vales, tarjetas de supermercado y transferencias, con el apoyo de Cáritas Diocesana.

También ofrecieron asistencia en tareas como encargarse de hacer la compra y otras pequeñas gestiones, que durante los meses más difíciles de la pandemia fueron de gran ayuda, especialmente para las personas mayores.

Datos 2020

  • Personas atendidas: 1.120 personas
  • Personas beneficiadas: 3.090 personas
  • Cuantía Total de las Ayudas: 242.880,50 euros
  • Atenciones realizadas: 12.931 atenciones
  • Voluntarios/as de Cáritas parroquiales: 278 voluntarios/as

*Una misma persona puede ser atendida en la sede de Cáritas y en las Cáritas Parroquiales